Wednesday, 18 July 2018

NO SPAIN NO

Barcelona 2010 "España se construye desde la injusticia, su mantenimiento y supuesta unidad es solo una falacia conveniente por la que han pagado un precio horrible los territorios que su existencia ha asimilado forzosamente. Su Bandera, muestra la sangre y el sufrimiento que su historia contiene.España como concepto falla y se estrella contra una realidad que clama justicia. Su fracaso aún no se ha explicado, pero está a la vista en lo que se pretende ocultar y denegar. Este lugar online, está dedicado para contener material que pueda servirle a estudiosos y Detectives Salvages varios." 

Esther Planas Balduz Bennici

Abandonados ...

Sea por las razones que sean, es muy deprimente apenas reconocer a colegas entre las firmas de los profesionales del arte y la cultura sobre la cuestión de los presos políticos. 

Esto se traduce en que claramente "el adoctrinamiento" cómplice con el Franquismo y con el fascismo por defecto, mira para otro lado casi como en lo que Hannah Arendt tan bien expresa en su teoría de la banalidad del mal. 

Una gran pena!

Por otro lado, la ausencia de su solidaridad explica en sí misma el porqué y el cómo hemos llegado hasta aquí, en estos meses de tanta angustia y tristeza, tan aislados e incomprendidos en términos 
socio-politicos. 
E.Planas Julio 2018 



"Decenas de intelectuales y personalidades del mundo de la cultura han publicado este miércoles una carta colectiva en que denuncian la "incomprensible" prisión preventiva en la que se encuentran los líderes independentistas. Entre los firmantes, destacan los nombres de músicos como Nacho Vegas o Ismael Serrano, la escritora Elvira Lindo o el actor Alberto San Juan.
En el escrito, los intelectuales la consideran una pena "desproporcionada" y destacan que no han cometido ningún tipo de actos violentos por los que estar condenados. Además, añaden que existen "razones humanitarias" para pedir su liberación y lamentan el daño personal que están sufriendo las familias de los presos. 
Según afirman, estos encarcelamientos también han causado mucho daño a la imagen de España en Europa y a nivel mundial, ya que lo consideran un importante "retroceso en derechos y libertades". Por eso, en la carta, los firmantes hacen un llamamiento al grueso de la sociedad española para que "muestre su rechazo" a un encarcelamiento que consideran totalmente injustificado.

La carta ha sido firmada por las siguientes personalidades: 
Santiago Alba Rico (escritor)
Miguel del Arco (dramaturgo)
Montxo Armendáriz (cineasta)
Bernardo Atxaga (escritor)
Constantino Bértolo (editor)
Harkaitz Cano (escritor)
Alfons Cervera (escritor)
Fernando Clemot (escritor)
José Corbacho (cineasta)
Roberto Enríquez / Bob Pop (escritor)
Mauro Entrialgo (dibujante)
Rafael Escudero Alday (profesor de Filosofía del Derecho)
Cristina Fallarás (escritora)
Carlos Fernández Liria (filósofo)
Manel Fontdevila (dibujante)
Javier Gallego “Crudo” (periodista)
David García Aristegui (escritor e informático)
Belén Gopegui (escritora)
Yayo Herrero (activista ecologista)
Kepa Junkera (músico)
Carlos Lema (profesor de Filosofía del Derecho)
Anjel Lertxundi (escritor)
Elvira Lindo (escritora)
Lourdes Lucía (editora)
Aitor Merino (cineasta)
Elvira Navarro (escritora)
Rubén Ochandiano (actor)
Carolina del Olmo (escritora)
Puy Oria (productora)
José Ovejero (escritor)
Marc Parrot (músico)
Olga Rodríguez (periodista)
Xosé Manuel Pereiro (periodista)
Javier Pérez Royo (catedrático de Derecho Constitucional)
Edurne Portela (escritora)
Javier Rebollo (cineasta)
César Rendueles (escritor)
Silvina Ribotta (profesora de Filosofía del Derecho)
Jorge Riechmann (escritor)
Manuel Rivas (escritor)
Azucena Rodríguez (cineasta)
María Eugenia Rodríguez Palop (profesora de Filosofía del Derecho)
Isaac Rosa (escritor)
Miguel Ángel Ruiz-Larrea (arquitecto)
Alberto San Juan (actor)
Amparo Sánchez (música)
Gervasio Sánchez (fotógrafo)
Marta Sanz (escritora)
Ismael Serrano (músico)
Silvia Sesé (editora)
Suso de Toro (escritor)
Antonio de la Torre (actor)
Joaquín Urías (profesor de Derecho Constitucional)
Kirmen Uribe (escritor)
Nacho Vegas (músico)
Bernardo Vergara (dibujante)
Thais Villas (periodista)
Iban Zaldua (escritor)
Carlos Zanón (escritor)

Tuesday, 17 July 2018

Ataque Fascista Julio 2018


Jordi Borràs, víctima de la impunidad fascista

José Antich
Barcelona. Martes, 17 de julio de 2018

En la política catalana había dos certezas desde hace varios meses: que cualquier día podía haber un incidente violento y que el agresor sería un fascista de ultraderecha y el agredido un independentista. Ya sé que puede haber personas que se escandalicen con una manifestación tan rotunda, pero en los últimos meses se han documentado cientos de acciones violentas, suficientes como para que estadísticamente se pudiera asegurar de qué lado caerían el agresor y el agredido. Por eso, cuando en la noche del martes se supo que el fotoperiodista Jordi Borràs había sido agredido por una persona que se identificó como un miembro del Cuerpo Nacional de Policía, que había gritado "¡Viva España!, ¡Viva Franco!", antes de provocarle diversas lesiones en la cara, la temida noticia lamentablemente no sorprendió. Escandalizó, eso sí, pero no extrañó.
Era la historia de una impunidad consentida a la ultraderecha, varias veces denunciada, y que ha tenido en los últimos tiempos una presencia violenta en la calle. Lejos de reducirla policialmente hablando se le ha dado alas en los alrededores del 1 de octubre y, sobre todo, con la aplicación del 155. Había que estar, por ejemplo, en Catalunya Ràdio cuando se presentó una turba de fanáticos españolistas el pasado 27 de octubre y se produjeron momentos de fuerte tensión con rotura de vidrios, la imposibilidad de los trabajadores de abandonar la sede de la emisora e incluso un conato de asalto. Aquella situación se zanjó prácticamente sin castigo alguno para los atacantes. Eso sí, el ranking mundial de libertad de prensa que publica anualmente la ONG Reporteros Sin Fronteras hizo retroceder a España a la posición 31, por detrás de Sudáfrica o Cabo Verde.
https://www.elnacional.cat/es/editorial/jose-antich-jordi-borras-impunidad-fascista_288981_102.html

Monday, 16 July 2018

La enorme tolerancia en España con el fascismo ( Josép Pla)

Sobre Plá el traidor  fascista burgués Catalán. Verguenza y repugnancia de nuestra historia.

Utilizo texto encontrado escrito por Vicenç Navarro escrito 

el 03/03/2016

Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

La conveniente dicotomía persona versus pintor o versus escritor (en el caso de Josep Pla)
Una situación algo comparable ha sido el gran respeto y homenaje que se ha rendido al escritor Josep Pla, el gran autor de las letras catalanas, gran defensor de la versión burguesa de la cultura catalana, que apoyó activamente el golpe fascista militar, siendo una de sus funciones —como espía del Ejército fascista— el señalar los lugares donde debía bombardearse Barcelona, comunicando la información a las fuerzas militares para que estas bombardearan. De nuevo, una persona que jugó un papel importante en la estrategia militar del golpe fascista es homenajeada por sus escritos en catalán, ignorando su articulación con el golpe militar que, por cierto, oprimió brutalmente a la cultura catalana.
Recuerdo la impresión nauseabunda que me dio descubrir el busto de Josep Pla en el Ateneo Barcelonés, durante muchos años el centro intelectual burgués de Barcelona. Tal institución es privada, pero la existencia de este busto muestra la falta de sensibilidad democrática de dicha institución. De nuevo, el domino de la burguesía catalana en la vida cultural e intelectual explica que se le homenajee, con la presencia de un busto de su figura.
En este caso se ha dicho también que una cosa es la persona y otra es el escritor. Tal argumento ignora muchos hechos. Uno es que aquellas sociedades en donde se derrotó al fascismo y al nazismo, y en las cuales se desfascistó y desnacificó (como en Alemania) el país, las personas que habían sido parte del aparato cultural nazi y fascista fueron deshomenajeadas, perdiendo los honores que la dictadura les había otorgado, eliminando sus monumentos en los espacios públicos y prohibiendo que se les homenajeara en los espacios privados.
En España, sin embargo, el fascismo no fue derrotado, y las fuerzas que dominaron la Transición fueron las herederas de aquellos que hicieron el golpe militar y establecieron el régimen dictatorial. Y esto ocurrió en toda España, incluyendo Catalunya. El temor (cuando no la cobardía) de los gobiernos de izquierdas en España (primordialmente del PSOE) ha tenido un coste elevadísimo, pues ha permitido el mantenimiento de una visión hegemónica de lo que ocurrió en España, donde la recuperación de la Memoria Histórica está muy retrasada. Hay una relación clara entre la permanencia de un monumento al fundador de aquel régimen (el general que ha asesinado a más españoles en este país) en el Valle de los Caídos, y el rechazo institucional que ha ocurrido en Madrid a la propuesta de que se interrumpiera el homenaje a las figuras de Dalí y de Josep Pla, activos miembros de la represión fascista, eliminando la dedicación de calles públicas a tales personajes en esa ciudad. ¿Hasta cuándo continuará este temor a las derechas, herederas de aquel régimen, en España?


La enorme tolerancia en España con el fascismo ( Salavdor Dalí)

Fascismo impertérrito 

Fragmentos del articulo de Vicenç Navarro escrito en 2016.... antes de este año horrible.

Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra




El desconocido y ocultado pasado de Dalí
Como indicadores de este dominio tenemos la continuidad en la promoción de personajes que jugaron un papel clave en el mantenimiento y reproducción de aquel régimen. Seguimos viendo cómo estos personajes gozan de una gran prominencia en la vida política, intelectual  y cultural,  no solo en las instituciones públicas financiadas con fondos públicos, sino también en las privadas.
Recuerdo la sorpresa y desagrado que me produjo encontrar un gran monumento en Catalunya al despreciable colaborador del fascismo en España, y máximo portavoz en los foros culturales en el extranjero de este fascismo español y de sus dirigentes, que fue el Sr. Salvador Dalí, uno de los principales defensores de tal fascismo a nivel internacional. Salvador Dalí fue parte del establishment fascista, simpatizando claramente con la Falange. Su servilismo y adulación al dictador alcanzó niveles nauseabundos, promocionándolo en el extranjero, presentándolo como “el político clarividente que impuso la verdad, la claridad y el orden en el país en un momento de gran confusión y anarquía” (ver The Shameful Life of Salvador Dalí, de Ian Gibson).
Su apoyo al fascismo continuó hasta el último día de la dictadura, defendiendo al dictador hasta el final. Y también apoyó la brutal represión del régimen (por cada asesinato político que cometió Mussolini, Franco cometió 10.000, según el mayor estudioso del fascismo europeo, el profesor Malefakis, de la Universidad de Columbia en Nueva York).
Dalí fue uno de los máximos defensores no solo del fascismo, sino también de la represión por la que tal régimen se caracterizó. Ejemplos de ello hay muchos. El caso más conocido fuera de España (pero no en su interior) es el que ocurrió a raíz de la ejecución, el 27 de septiembre de 1975, de cinco prisioneros políticos, acto que generó una enorme repulsa internacional. Frente a dicha barbaridad, Dalí salió en defensa de tales ejecuciones, indicando en declaraciones a la Agencia France Press que “dos millones de españoles salieron a la calle aplaudiendo al mayor héroe existente en España, el general Franco, mostrando que todo el pueblo español está con él (….). Es una persona maravillosa. Y su acto garantiza que la monarquía que le suceda sea un éxito. En realidad, se necesitan tres veces más ejecuciones de las que han ocurrido”.
La represión fascista fue dura en la parte alta del Empordà (el Alt Empordà), incluyendo Cadaqués, donde tal personaje vivía. Entre las víctimas de aquella represión estuvo un maestro que fue fusilado por enseñar el catalán. Una nota interesante. Dalí se fue rápidamente a París al finalizar la dictadura, temeroso de que la población pudiera lincharle. El dominio (también en Catalunya) de las derechas en la Transición explica que no solo no le ocurriera nada, sino que se le promocionara. Se le presentó como un gran recurso del país que podía atraer turistas al Alt Empordà.
Hoy en Cadaqués (que es donde la burguesía catalana veraneaba) no hay un monumento a ese maestro fusilado. En cambio, Dalí tiene todo un monumento en la Plaza Mayor de esa localidad, sin que la juventud conozca nada de lo que pasó en su pueblo. Ello es un indicador más de que la burguesía catalana ha continuado dominando la vida política, intelectual, cultural y mediática de Catalunya durante la época postdictatorial. Tal promoción se argumenta (como acentuó el columnista de La Vanguardia, el Sr. Antoni Puigverd, portavoz informal de la respetabilidad burguesa) con que una cosa es su comportamiento como ciudadano y otra es su pintura, y el homenaje se supone que es al pintor, y no al fascista.
http://blogs.publico.es/dominiopublico/16044/16044/

Sunday, 15 July 2018

La enorme tolerancia en España con el fascismo (intro)

La enorme tolerancia en España con el fascismo

Vicenç Navarro

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

03/03/2016

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Una de las cosas que me sorprendió y que me entristeció más a la vuelta del exilio fue la enorme tolerancia que percibí en España hacia el fascismo, no solo entre las derechas, sino incluso entre amplios sectores intelectuales de las izquierdas, que frecuentemente utilizaban el término ‘franquista’ para definir aquel régimen, sin que ni siquiera utilizaran el término ‘fascista’, ignorando que, como he señalado en varias ocasiones, aquel régimen tenía todas las características que definen el fascismo: un nacionalismo exacerbado, de dimensión imperialista, con tonos racistas (el día nacional se llamaba de la Raza), con una adulación a la figura del líder del partido fascista, supuestamente provisto de dotes sobrehumanas (Caudillo por la Gracia de Dios), y con instituciones miméticas a las de los Estados fascistas (como los sindicatos verticales), imbuido de una ideología totalizante que afectaba a todas las dimensiones del ser humano (desde la lengua hasta el sexo), claramente influenciada por una doctrina sumamente reaccionaria (promovida por el Estado, en alianza con la Iglesia Católica, que formaba parte del Estado) bajo la justificación de querer construir una sociedad nueva, en contra de los ‘rojos’ (definiendo como tales a todas las voces opuestas a aquel régimen) y ‘separatistas’ (incluyendo en esta categoría a todas las otras visiones de España distintas a la España radial y uninacional).

Ni que decir tiene que estas características se diluyeron con el tiempo, y al final de aquella dictadura fascista pocos dentro de ese Estado se creían la ideología, sobre todo los dirigentes de aquel Estado, meros oportunistas carreristas, corruptos hasta la médula, característica que ha continuado entre sus sucesores en la derecha española. Aun así, las características de aquel régimen y de la ideología totalizante sí que pervivieron, de manera que muchos de sus elementos todavía están presentes en la cultura hegemónica del país y en el aparato del Estado (para la evolución de este apartado, ver mi libro Bienestar insuficiente, democracia incompleta. Sobre lo que no se habla en nuestro país, Anagrama, 2002).

Friday, 13 July 2018

13 DE JULIO DE 1713 Inglaterra renuncia a hacer efectivo el Tratado de Génova con Catalunya




13 DE JULIO DE 1713

Inglaterra renuncia a hacer efectivo el Tratado de Génova con Catalunya

Marc Pons
Tarragona. Viernes, 13 de julio de 2018




Tal día como hoy del año 1713, hace 305 años, las cancillerías de Londres y de Madrid firmaban el Tratado de Utrecht, que ponía fin a la intervención inglesa en la Guerra de Sucesión hispánica (1701-1715). Aquel tratado, concertado por los representantes diplomáticos de la reina Ana de Inglaterra y el rey Felipe V de España (el primer Borbón hispánico), significaba la renuncia de los ingleses a los compromisos que tenían firmados con las instituciones catalanas. Ocho años antes (20 de junio de 1705) Mitford Crowne ―en nombre de la reina Ana Stuart― y Domenec Perera y Antoni de Peguera ―en nombre de las instituciones catalanas― habían firmado el Tratado de Génova.

La cláusula sexta del Tratado de Génova (1705) decía que "Inglaterra garantizaría la confirmación de Carlos de Habsburgo como rey de la monarquía hispánica, comprometiéndose a hacer guardar a quien fuera las Constituciones de Catalunya, incluso en caso de que la alianza internacional austriacista perdiera la guerra o se produjeran otros acontecimientos adversos". En cambio, en la cláusula decimotercera del Tratado de Utrecht (1713), los representantes ingleses se limitaban a solicitar al Borbón hispánico que valorara la conveniencia de que "los catalanes, con independencia de su condición, conservaran íntegros la posesión de sus haciendas y honras; y sus antiguos privilegios".

Posteriormente a la firma de Utrecht, Felipe V respondería que "de ahora en adelante, puedan poseer (los catalanes) los privilegios de los habitantes de Castilla, que son los más amados del rey católico;" y, a la vez, intensificaría una brutal represión sobre los territorios ocupados que se saldaría con miles de confiscaciones y ejecuciones. Inglaterra, por su parte, obtendría el "Asiento de Negros" ―que ponía fin al monopolio esclavista castellano en las colonias hispánicas de América―, el "Navío de permiso" ―que autorizaba las colonias hispánicas a comerciar con los ingleses sin pasar por la metrópoli― y la confirmación de la soberanía sobre el peñón de Gibraltar y la isla de Menorca.

En Inglaterra, la firma de Utrecht desencadenaría un intenso y acalorado debate social ―entre los partidarios y los detractores de mantener los pactos firmados con los catalanes― que provocaría una gran tormenta política y que desembocaría en la caída del gobierno tory (partidario de abandonar la guerra a cambio de las concesiones comerciales y territoriales).